Corrector de Postura para Niños ¿En realidad funcionan?

Corregir los problemas de la espalda desde pequeños es muy importante para tener una postura correcta y evitar los dolores de espalda cuando el niño crece. Los correctores de postura son una solución poco invasiva y fácil de aplicar para corregir la postura de los mas peques de la casa.

Si tu hijo sufre de dolor de espalda y, especialmente, tiene una postura incorrecta, muy clásica de adolescente, con la espalda muy encorvada, entonces un corrector de postura transpirable y de buena calidad puede ayudarlo de manera fácil y rápida. Aprende a corregir el problema desde la raíz, aprende a corregir la postura de tu peque para siempre.

Soportes de espalda para niños más vendidos

Está lista se basa en los 3 correctores de postura para los pequeños que más valoraciones positivas tienen de clientes reales

Análisis detallado de los mejores correctores de postura para niños

Para escoger un corrector de postura para un niño o adolescente debemos tener en cuenta que el niño es muy activo por lo que el corrector debe ser de buena calidad y flexible para que no le irrite la piel y también debe ser ligero para poder ponerlo bajo la ropa sin que se evidencie, para que el peque no sienta ninguna inseguridad mientras corrige su postura.

Tomando en cuenta estos aspectos, descubramos los 3 mejores correctores de postura para niños, descubramos lo mejor que nos ofrece el mercado para corregir los dolores de espalda de nuestro peque.

Lee esto -> Como corregir la joroba

1. Corrector de Postura Doact

corrector de hombros

Este corrector de postura tiene una ventaja en los hombros, ya que tiene dos almohadillas, que sirven como hombreras y permiten su uso durante todo el día sin irritar la zona.

Doact ofrece una variedad de cinturones ajustables y tamaños que permiten conseguir la medida perfecta para que el peque de la casa se sienta cómodo utilizándolo. Además, es fácil de usar y no se nota bajo la ropa.

Es un producto ideal para corregir la curvatura de la espalda de manera gradual, adaptándose a la vida activa de los peques.

Lo Mejor

  • 2 barras rígidas en espalda para mantenerla recta
  • Materiales de calidad
  • Almohadillas en los hombros para evitar rosetones y molestias bajo el brazo
  • Económico, mejorar la postura sin sacrificar tu bolsillo ¡Maravilloso!
  • Garantía y reembolso por problemas con la talla

Lo Peor

  • Las tallas son grandes, se recomienda comprar una talla más pequeña de la que normalmente se usa.
  • Mejoras graduales, no hay resultados milagrosos.

2. Corrector de postura infantil invisible

corrector de espalda infantil

Ideal para los peques más tímidos, este corrector no se nota bajo la ropa, es liviano y plano, realmente invisible ante los ojos de los otros niños.

La promesa de este corrector es que ayuda a enderezar la espalda y corregir la joroba, generando confianza y buena salud desde que los niños son pequeños. Las dos placas de metal hacen que la espalda este recta y la tensión en los hombros es un recordatorio de buena postura.

Es un corrector cómodo, lo pueden usar todo el día, incluso en la escuela. Cuenta con correas fuertes, resistentes y ajustables y con un cinturón lumbar que también se ajusta a la circunferencia del niño ¡No más Joroba!

Lo Mejor

  • Incluye correas elásticas para los hombros con hombreras protectoras, no machacan los brazos del niño
  • Incluye soporte para mantener la espalda derecha
  • Excelente precio y muy buena calidad
  • Totalmente invisible, el corrector que menos se nota bajo la ropa.

Lo Peor

  • Molesta un poco en las axilas, cuando ejercemos mucha resistencia.
  • Mejoras graduales, toma tiempo y constancia.

3. Kit Corrector de Postura para peques

corregir joroba en niños

Si lo que queremos es corregir la postura de una vez y para siempre, este Kit es una genialidad, lo incluye todo para que nuestro niño enderece su espalda y elimine la joroba.

El Kit incluye bandas de resistencia para recuperar movilidad y fuerza lumbar, una espalda más fuerte nos permite tener una mejor postura. También incluye una almohada ergonómica y, por supuesto, el corrector de postura cómodo y de muy alta resistencia.

El corrector es fácil de poner y bastante intuitivo de usar, tiene tiras ajustables y un diseño bastante cómodo. Este corrector es fácil de ocultar bajo la ropa, ya que es bastante liviano.

Lo Mejor

  • Excelente para corregir la joroba de los pequeños
  • Kit completo para corregir la postura desde la raíz
  • Cómodo y ajustable.
  • Diferentes tallas disponibles, hay uno ideal para tu niño o adolescente.

Lo Peor

  • Es más costoso que otros correctores
  • Si lo ajustas muy fuerte, hace daño bajo el brazo.

¿Es Bueno para los niños?

Cuando de niños se trata, siempre debemos acudir primero a un doctor y escuchar a quien más sabe del asunto. Sin embargo, una vez que hayamos constatado que la mala postura de nuestro peque se debe a tanto estar en el ordenador o encorvado viendo el móvil, el corrector de postura es una solución maravillosa.

¿Por qué es maravilloso? Porque permite corregir la postura del niño desde que es muy joven, ganando seguridad, salud y evitando dolores de espalda en el futuro. No debes someterlo al corrector todo el día, solo usarlo algunas horas al día, incluso intercaladas, para ir mejorando la memoria muscular y corregir la postura del pequeño.

Una postura correcta permitirá que tu hijo se sienta bien, crezca con mucha confianza y mejore su salud. Realmente para eliminar la joroba, esta solución es buena, bonita y barata ¡Perfecto!

¿Cuánto tiempo debe usar el corrector de postura un niño?

Esta respuesta va a depender de cuanta joroba tenga el niño, su edad y su peso. Sin embargo recomendamos hacer un uso progresivo, empezamos con unos minutos intercalados durante el día, por ejemplo 20 minutos en la mañana, 20 en la tarde y 20 en la noche. Luego, vamos aumentando el tiempo y mejorando la memoria muscular.

Es un trabajo progresivo y que exige paciencia, no machaquemos al niño con 8 horas desde el primer día, porque se sentirá abrumado, irritado y no lo querrá volver a usar. Trabajemos de a poco, mejorando, obteniendo resultados y celebrando cada paso que demos hacia una correcta postura ¡Adiós espalda encorvada, bienvenida postura recta!