Cómo puedes corregir tu Postura en 3 sencillos pasos

La alineación y postura correcta del cuerpo ayuda a evitar un exceso de presión sobre las articulaciones, los músculos y la columna vertebral, lo que te permitirá enderezar la espalda, caminar derecho y adquirir una postura normal además de aliviar posibles dolores, evitar problemas de postura por estar encorvado e incluso evitar la tan antiestética joroba y disminuir las probabilidades de sufrir una lesión.

De igual manera, corregir la postura corporal te puede permitir utilizar los músculos de forma más eficaz, solo requerirás de un esfuerzo consciente y disciplinado.

Mira estas fajas para corregir postura

¿Cómo saber si tengo mala postura?

Una mala postura te puede afectar desde la cabeza hasta los pies, lo que conlleva a una serie de problemas; veamos algunos de los síntomas.

  • Dolor de cabeza
  • Tensión en el cuello y hombros
  • Dolor de rodilla, cadera y pies
  • Dolor en la mandíbula
  • Fatiga y problemas respiratorios

Ahora bien, también puedes optar por un ejercicio súper efectivo que te ayudará a determinar si tienes una mala higiene postural, acá te dejo loas pasos.

Ejercicio “Prueba de la pared” para descubrir si tienes una mala postura

  • Párate de manera tal que la parte posterior de la cabeza, los omóplatos y los glúteos toquen la pared, y los talones estén a una distancia de 5 a 10 cm de la misma.
  • Coloca una mano plana detrás de la parte baja de tu espalda. Deberías poder deslizar apenas la mano entre la parte inferior de la espalda y la pared para tener una correcta curvatura.
  • Si queda mucho espacio detrás de la parte inferior de la espalda, mete el ombligo hacia la columna vertebral. Esto aplana la curva de tu espalda y la acerca suavemente hacia la pared.
  • Si queda muy poco espacio detrás de la parte inferior de tu espalda, arquea la espalda solo lo suficiente como para que puedas deslizar la mano.
  • Aléjate de la pared mientras mantienes la postura correcta. Luego regresa a la pared para verificar si la mantuviste.

¿Cómo mejorar la postura? Correctores de postura      

Dentro de las distintas opciones que existen para corregir la postura de la espalda tenemos los correctores posturales. Estos los recomiendan en ocasiones algunos profesionales para tratar la escoliosis (desviación lateral de la columna vertebral) o para corregir una postura derivada de un mal hábito postural.

En la actualidad hay una amplia variedad de estos correctores y para corregir la postura de espalda específicamente hay gran variedad de modelos. Por ejemplo:

  • En versión femenina veremos distintos tipos de sujetadores que a la par procuran trabajar la estética del pecho o incluso su posición.
  • Sistemas de corrección unisex y aptos para cualquier persona o edad, pues al poseer bandas elásticas se adaptan a todo tipo de complexión. Se basan en una serie de correas que se colocan en los hombros, y una tira que queda ubicada por detrás de la espalda y ejerce presión para echar hacia atrás los mismos.
  • También está el modelo con un cruce de bandas elásticas en la parte trasera y una de cuyas cintas ha de pasar por debajo de las axilas para garantizar una mayor sujeción.
  • Existen sistemas incorporados en camisetas especiales que se basan en unas cintas de algodón adhesivo acrílico que se emplean para tratar las lesiones de deportistas, tienen varios niveles de elasticidad y buscan activar los músculos de la espalda y los hombros. También ayudan a aliviar los dolores de espalda o prevenirlos.
  • Junto a los correctores posturales de espalda se hallan también las fajas lumbares. Estas en concreto no tienen como objetivo corregir la postura de la espada, sino protegerla en caso de tener que cargar con algún objeto pesado.

Mejores correctores de postura

Ejercicios para mejorar la postura                       

Prueba estos ejercicios para mejorar tu postura mientras estás de pie, sentado o acostado en la cama. Presta atención a la movilidad de la columna vertebral y al ejercicio de respiración.

  • Cuando camines, párate derecho. Inhala, levanta los hombros y llévalos hacia atrás; luego exhala y lleva los hombros hacia abajo, como si quisieras tocar ligeramente los bolsillos traseros con los omóplatos.
  • Prueba realizar inclinaciones pélvicas estando sentado. Siéntate en el borde de una silla, coloca las manos en los muslos internos y descansa los pies sobre el piso. Inhala y balancea la pelvis y las costillas hacia adelante mientras abres el pecho y miras hacia arriba. Exhala, balancea la pelvis y la columna vertebral hacia atrás, y mira hacia abajo, en dirección al piso.
  • Haz la posición de puente hacia atrás. Recuéstate boca arriba en la cama con las rodillas dobladas y los pies apoyados sobre el colchón. Inhala, luego exhala lentamente y curva el coxis para elevar los glúteos y la espina dorsal, una vértebra a la vez, hasta que los omóplatos soporten tu peso. Haz una pausa e inhala, luego exhala lentamente mientras vuelves a bajar la espina dorsal.
  • Los ejercicios que fortalecen la parte superior del cuerpo, incluyendo el cuello y los hombros, son una forma efectiva de prevenir y tratar dolores y jorobas. Coloca tus manos en la parte posterior de la cabeza y presiona hacia adelante, empujando al mismo tiempo la cabeza hacia atrás con los músculos de tu cuello. Mantén esta posición durante 5 segundos y relaja.
  • Estirar el músculo esternocleidomastoideo o músculos del cuello, ayudan a cambiar las malas posturas. Inclina tu cabeza hacia el lado derecho hasta que sientas el estiramiento en el lado izquierdo del cuello. Pon tu mano derecha sobre tu cabeza y hala suavemente hacia abajo. Mantén esta posición durante 30 segundos. Repeticiones: 3 veces por cada lado.
  • Los músculos suboccipitales o triángulo suboccipital, son aquellos pequeños músculos ubicados en la parte superior del cuello los cuales son responsables de proporcionar la función motora fina a los movimientos de la cabeza. Para liberar estos músculos de una posición incorrecta, debes encontrar tus nudos musculares, también conocidos como puntos gatillo, en la parte posterior de la cabeza y masajearlos. Coloca tu cabeza sobre un masajeador o pelota de tenis y asegúrate de que se esté presionando sobre el área definida. Balancea suavemente la cabeza de lado a lado hasta sentir una relajación en los músculos. Duración: 1-2 minutos.

¿Cuánto tiempo se tarda en corregir la postura?

Para aquellas personas que sufren de jorobas o dolores por malas posturas, deben someterse a sesiones con fisioterapeutas y que según sea el caso, se utilizarán métodos como: pilates, osteopatía y reeducación postural global, entre otras. Una persona tarda entre tres y seis meses en corregir los daños dependiendo de su gravedad. Para ello, es necesario someterse a maniobras especiales donde se trabaja tanto músculos como huesos para que el cuerpo tome la postura correcta.